sábado, 23 de enero de 2010

Costumbres Argentinas


Un poco de mi cultura...













1- La solidaridad ante cualquier problema o hecho desafortunado. Podrán existir discusiones, peleas o inclusos posiciones antagónicas, pero si alguien está pasando por un mal momento no se dudará en ofrecerle ayuda. Obviamente, al poco tiempo volverá todo a la normalidad. Aunque el gesto vale; una buena costumbre argentina.
2- La alta predisposición a reunirse con familiares y amigos. Cualquier ocasión es buena para organizar una cena, asado, té, baile de disfraces o pijama party. ¿Los motivos? Infinitos: cumpleaños, graduaciones, bautismos, reencuentros de estudiantes, futuros viajes, mudanza, despedidas de soltero, uniones matrimoniales (extras también) y hasta separaciones.
3- Bromear con los propios defectos. Es habitual ver a algún compatriota referirse con humor hacia algunos de sus defectos, ya sea relacionado con su físico o personalidad. Un gesto destacable, aunque hay que reconocer que la predisposición es mucho mayor cuando el objeto de las bromas son las destinadas al prójimo.
4- No perder la capacidad de asombro. Los argentinos han visto desfilar a cinco presidentes en sólo una semana por la Casa Rosada; han contemplado los procesos judiciales de cientos de funcionarios corruptos que luego -como si nada ocurriera- permanecieron en política, padecieron el robo de las entidades bancarias, sufrieron (aunque muchos lo pidieron) al mismo ministro de Economía en innumerables oportunidades, vivieron diez años de menemismo (con todo lo que ello implica) y la lista podría continuar indefinidamente. Ahora bien, no obstante, continúan sorprendiéndose. Al mismo tiempo esto denota una mala costumbre de mis compatriotas: la falta de memoria.
5- Reunirse a beber unos mates al menos con la excusa de charlar un momento. La típica frase "che, hacemos unos verdes" no alude sólo a la simple acción de succionar, bombilla mediante, agua caliente y yerba en un recipiente de calabaza. Apunta, además, a sentarse y tomarse unos minutos con un amigo para conversar, reírse, "chusmear" o contarle un secreto. Esta "sana costumbre" excede la calidad de la infusión. De hecho, mi amigo Ángel Barragán hace los peores mates del planeta (lavados, muy calientes, ...en fin, horribles). No obstante, incurrimos en dicha acción por más de una hora como si fueron los mejores "verdes" que jamás hayamos probado.
6- Hacer gala del buen comer (y del buen beber). Si el colesterol cotizaría en Bolsa y lo medirían un día de "comilona" en la Argentina, este país tendría resueltos gran parte de sus problemas financieros. Vermouth, picada, entrada; primero, segundo y tercer plato; postre y un champancito (champagne) como estocada final. Ese es el derrotero gastronómico de un argentino medio cuando se reúne a comer con familiares o amigos. Ustedes dirán: "demasiado para un solo día". Puede ser, pero lo innegable es que aquí, en materia de comida y bebida, no se escatima en nada. Y generalmente la calidad es muy elevada. (Perdón, ya vuelvo. Voy a picar algo).
7- Concebir a las mujeres y los hombres más bellos del planeta. Sí, sí, amigos, perdón por la pedantería pero la afirmación es muy cierta: tenemos las mujeres y hombres más lindos del mundo. Algunos podrán cuestionarme y decirme que esto no es una costumbre, si no que el azar y la genética nos jugaron una buena pasada. A ellos, como respuesta les transcribo una parte de la definición de la palabra costumbre: "...modo habitual de obrar por la repetición de los mismos actos".
8- Reunirse con amigos a mirar fútbol en un bar. Al igual que con el mate, más allá del encuentro programado en TV, lo importante es juntarse con los "muchachos" a beber unas cervecitas frías, a debatir sobre fútbol y hablar sobre mujeres. El programa, a priori, es siempre tentador. Claro que no todo es charla: si el equipo favorito gana, mucho mejor.
9- Hacer los mejores asados del mundo. A la estaca, a la parrilla, o incluso al horno. Los mejores asados de carne vacuna están en Argentina. Y eso en gran parte es responsabilidad del asador. Otra buena costumbre que, obviamente, incluye la reunión social; generalmente con gran número de asistentes. Si no, no sería un digno asado.
10- Reunirse. Como quedo claramente expuesto en varios puntos de la nota, uno de las características más destacables de los argentinos es hacer un arte de las reuniones entre su gente querida. Aspecto que muestra que la calidez y el culto por la amistad hace uno de los mejores valores de mis compatriotas. pero...que se dice de nosotros¡¡¡

Un excelente finde para todos


Share/Bookmark

4 comentarios:

JOSE LUIS CARVAJAL dijo...

¡TE FELICITO POR TODA TU FUERZA Y CREATIVIDAD! COMPARTIMOS LA MISMA PASIÓN POR LA POESÍA. TE INVITO A QUE HAGAS CLICK EN MI NOMBRE, ABAJO, Y VISITES MI BLOG. ¡MUCHÍSIMAS BENDICIONES! DESDE CAPTIAL, BS AS, ARGENTINA

Adribel dijo...

Hola hermosa! Muy bueno este post, gracias por compartirlo con el mundo!!!
Te mando un abrazo desde Argentina y espero que estés muy bien!!!
Cariños

renee dijo...

Ha estado muy bien que nos describas las costumbres que os caracterizan a los argentinos... algo tenemos en comun (bueno, seguro que muuchas más..) pero eso de ser familiares y reunirse con amigos y familia tambien lo hacemos mucho los españoles, y lo de reunirse para ver un partido de futbol!!! ja aj aaj

A mi lo que me encanta de vosotros es la carne...la haceis buenisima y la teneis buenisima!! ÇDe vez en cuando vamos aun argentino y la carne está de vicio!!

;-)

Sol dijo...

Ahh me encantó tu blog! Y este post es mi favorito! (junto con las fotos de tu walk-in closet - por dios!! es un sueñooo!) Es la primera vez que lo leo y no va a ser la última!! Me sentí muy bien al leer este post de nuestro "querido" país, porque generalmente lo único que se escucha son críticas y nunca cosas buenas. Será que la distancia hace que la gente aprecie más sus raíces? Yo por ese motivo sueño con visitar Portugal- mi abuelo vino desde ahi hace más de 60 años- siempre me sentí conectada de alguna forma con esa hermosa cultura! Hasta entonces, puedo empezar por visitarlo desde tu blog.

Saludos desde Buenos Aires! y no te quejes del frio que acá hace un calor espantoso!