sábado, 20 de junio de 2009

Thinking...

Comprendí mejor que nunca cuán estrecha y limitada es nuestra vida civilizada. Me di cuenta del precio tan alto que pagamos en libertad de verdadera independencia de pensamiento y acción por la supuesta seguridad que nos brinda una vida convencional.

Cuando cada detalle de nuestra vida esté controlado, y cada fracción de tiempo planeada de antemano entonces extinguirá el último vestigio de nuestro ilimitado e infinito ser, en el cual existe la libertad de nuestra alma. Esta libertad no consiste en poder hacer lo que queramos ni tampoco en arbitrariedad o desobediencia ni en sed de aventura, sino en la capacidad de aceptar lo inesperado, las situaciones inconcebibles de la vida, tanto buenas como malas, con una mente abierta. Me estoy refiriendo a la capacidad de adaptación a una infinita variedad de condiciones sin perder confianza en la profunda unión entre el mundo interior y exterior. Es la espontánea certeza de que no se está limitado por el tiempo ni el espacio, la habilidad para experimentar ambos en su totalidad sin persistir en ninguno de sus aspectos, sin intentar tomar posesión de ellos mediante una fragmentación arbitraria.

La máquina del tiempo del hombre moderno le ha convertido en esclavo; paradójicamente, cuanto más intenta ahorrar tiempo menos lo posee. Es como querer meter un río en un cubo. Es el mismo fluir, la continuidad de su movimiento, lo que hace a un río y lo mismo sucede con el tiempo. Sólo el que lo acepta en su totalidad, en su ritmo eterno y vital, en lo cual consiste su continuidad, puede adueñárselo. Al comprender el tiempo de esta manera, al no resistir su naturaleza dinámica, adquirimos poder sobre éste y somos llevados por él como en la cresta de una ola, sin estar sumergidas y sin perder nada de nuestra esencial eternidad.



Lama Anagarika Govinda.
El camino de las nubes blancas



Share/Bookmark

3 comentarios:

Troba dijo...

me gustaba andar
donde los ríos se detuvieron.

besos!

The Seeker dijo...

This is so true!!!
Loved your post, indeed food for thought.

Hope you'll have a great weekend.

xoxo

Paula R. dijo...

Cuánta razón tienes, siempre expresas muchísimo en tus textos, muy poético. Un beso